Tratando con jóvenes adictos a las drogas

Home/Blog/Tratando con jóvenes adictos a las drogas

Tratando con jóvenes adictos a las drogas

Cada vez es mayor la demanda en nuestro Servicio de padres y/o madres preocupados por algunos comportamientos de riesgo o actitudes desafiantes que presentan sus hijos: consumo de cánnabis y/o alcohol, conductas agresivas, provocaciones y transgresiones de las normas o límites, excesivo tiempo dedicado al juego y a las pantalla…

Frente a esa preocupación por que sus hijos e hijas puedan tener dificultades en su proyecto de autonomía, las consignas y la autoridad para que el joven modifique su actitud y funcionamiento caen en saco roto. Sus indicaciones, lejos de conseguir el cambio deseado, provocan un efecto contrario y el comportamiento a corregir se intensifica como mecanismo de reafirmación de la identidad del adolescente y como consecuencia de una búsqueda de diversión y placer que a menudo no contempla los posibles peligros o las consecuencias de sus actos, como el consumo asiduo de drogas.

Los profesionales debemos asumir el reto de generar, a través de una intervención familiar, un contexto de comunicación en que los diferentes momentos en relación a la conciencia del problema y a las consecuencias del mismo puedan expresarse y ser escuchados por ambas partes. Crear un espacio en que se puedan compartir las emociones y sentimientos, establecer límites en el funcionamiento y la convivencia, y encontrar soluciones comunes.

En el trabajo con jóvenes y adolessuperar-adiccioncentes es prioritario forjar un buen vínculo. Es fundamental que nos tenga en cuenta, que no escuche, y no tanto que nos haga caso o que nos dé la razón.

Lo que resulta evidente es que los mensajes de autocontrol y de responsabilidad resultan poco eficaces cuando los jóvenes se encuentran en un momento madurativo de poca autoregulación y grandes dosis de impulsividad. Es por ello que el objetivo de tratamiento con jóvenes va en la dirección de la reducción de daños, aumentando los factores de protección (establecer un buen vínculo con la familia, fomentar valores personales y un estilo de vida saludable, incentivar al joven a practicar deporte, involucrarse en causas sociales, tener una red social sana, etc.), y reduciendo los factores de riesgo (limites familiares poco claros, binomio consumo-diversión, estilo de vida sedentario y aislado socialmente, etc.).

Nuestra función consiste en acompañar al adolescente en su arriesgada travesía hacia la adultez, inculcando en él, de forma paulatina, las ventajas que ofrece saber controlar el placer y el placer que supone controlar, partiendo de la premisa que el autocontrol es el objetivo del proceso de cambio y no una capacidad de la cual partimos o que ya disponemos.

Asimismo, resultaría imposible conseguir unos mínimos sin acompañar y empoderar a la familia en el ejercicio de una parentalidad positiva, fomentando el sentimiento de pertenencia de todos sus miembros y desarrollando una dinámica relacional más saludable.

En definitiva, trabajamos para conseguir que el joven se sienta acompañado, reconocido, valorado, apoyado, por las personas más importantes de su vida: sus padres

Leave A Comment

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies

Log In is required for submitting new question.